Desarrollan científicos mexicanos escáner facial de emociones

Desarrollan científicos mexicanos escáner facial de emociones

Un equipo multidisciplinario de académicos y estudiantes de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) desarrollaron un visor facial térmico que registra el estado emocional de un paciente, con el cual se puede determinar la evolución en su terapia psicológica en el tratamiento de dolor crónico.

La herramienta, en vía de patente, ha sido probada por investigadores de la Facultad de Psicología de la UNAM en pacientes sobrevivientes de cáncer de mama del Centro Médico Siglo XXI, con resultados alentadores.

Sobre el desarrollo de software que se incorpora al hardware del dispositivo habla el doctor Luis Alberto Morales Hernández, académico e investigador de la Facultad de Ingeniería de la UAQ: “Hicimos un sistema de inteligencia artificial, el cual mide la temperatura en puntos de interés en el rostro del paciente, clasifica el comportamiento de las temperaturas y a partir de criterios dados por los especialistas el sistema manda el resultado”.

El experto en visión artificial explica que el dispositivo registra los cambios de temperatura en el rostro mediante un sensor termográfico IR que se coloca frente al paciente. Para ello se creó una paleta de colores que indica en tonos azules que la temperatura tiende a bajar y en rojos que se eleva, la cual fue desarrollada por el estudiante de doctorado Irving A. Cruz Albarrán.

La evaluación termográfica la realiza el psicólogo que trata al paciente y podrá calificar el avance de la terapia, al grado que reconocerá si deben modificarse ciertas acciones o si definitivamente debe empezar de cero con el tratamiento. Ahora bien, la herramienta permite que el propio paciente vea las temperaturas de su rostro y lo que ello implica en su terapia.

El desarrollo del visor portátil de emociones contó en todo momento con el respaldo de los doctores Benjamín Domínguez y David Rodríguez, especialistas en dolor crónico de la Facultad de Psicología de la UNAM. Mediante su intervención, el dispositivo fue probado en pacientes del grupo Ave Fénix, quienes son sobrevivientes de cáncer de mama del Centro Médico Siglo XXI.

“Quien padece este problema sufre de abandono social, que incluye a la familia, y con el visor termográfico facial se ha medido el avance del tratamiento”, puntualiza Morales Hernández.

“Desarrollamos un sistema inteligente no invasivo, capaz de ofrecer información precisa que los especialistas necesitan, pero pensamos más allá, en un sistema capaz de hacer monitoreo, detección y establecer un prediagnóstico de los pacientes”, precisa el investigador de la UAQ.

Con información de La Jornada

Comentarios

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com