Alerta de género no ha sido suficiente para reducir feminicidio

Alerta de género no ha sido suficiente para reducir feminicidio

La alerta de género no ha sido suficiente para reducir la violencia hacia las mujeres o el feminicidio, afirmó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Nashieli Ramírez Hernández.

Ciudad de México. La alerta de género no ha sido suficiente para reducir la violencia hacia las mujeres o el feminicidio, afirmó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Nashieli Ramírez Hernández.

Tras la firma de un convenio de colaboración con el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la ciudad de México (Copred) consideró necesario fortalecer la visión de género de los ministerios públicos.

Así como trabajar el tema desde una perspectiva cultural, pues “seguimos siendo una sociedad que digamos acepta y naturaliza la violencia de género. No se trata de que los hombres son malos, no, sino de cómo educamos las masculinidades”, señaló.

Dos organizaciones solicitaron a la Secretaría de Gobernación valorar esta emisión de alerta de género, que implica una investigación a fondo para determinar si es pertinente o no, y si el gobierno ha aplicado medidas adecuadas para controlar esa violencia contra las mujeres.

Comentó que, a partir de esta semana tendrá reuniones con grupos de mujeres para valorar esa propuesta, que en los lugares donde se ha implementado no existen indicadores que haya modificado el fenómeno y se tengan menos víctimas.

“No hay ningún caso en el país, donde la alerta por sí sola, me esté demostrando que disminuye la violencia hacia las mujeres o el feminicidio”, por lo cual se requiere fortalecer la visión de género e ir más allá de reportes burocráticos, puntualizó.

Reconoció que se tienen muchos pendientes con relación a violencia con las mujeres, por lo que el propio secretario de Desarrollo Social, José Ramón Amieva, está hablando de la necesidad de crear mejores protocolos y mejores actuaciones.

La idea es contar con mecanismos adecuados que se traduzcan en uno o dos años en menos víctimas, y no irnos nada más con la visión de sanción, cuando se tienen leyes suficientes, pero se tienen problemas de cómo operan y cómo las interpretan los que están a cargo del caso en el primer momento, afirmó.

Hoy, precisó, se tiene un gran problema cultural, que debe trabajarse: la educación de las masculinidades, desde el prohibir a los niños llorar, pues a la larga se traduce en violencia en el noviazgo, una de las más altas, y ésta conducta se generalizará al matrimonio y después hasta cómo educas a los hijos.

Vía La Jornada

Comentarios

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com